Contáctanos: 984 230 4389 • mmformacionhumana@gmail.com

Si Eres Padre De Familia, Psicologo O Educador Necesitas Recordar Algunos Puntos Esenciales Acerca De Los Niños.

Si alguna vez te has preguntado cuáles son las características importantes de un niño, aquí te dejo algunas para reflexionar.


1) Los niños son dependientes por naturaleza, esto es, necesitan de los cuidados, atención, protección y enseñanzas que le puedan dar los adultos, lo cual los hace necesariamente dependiente del adulto, solos no podrían desarrollarse de manera sana.

2) Infancia es destino, esto es, gran parte de lo que aportemos y desarrollemos ahora a los niños, será la base física, emocional y espiritual de lo que será en su vida adulta. Muchas veces nos centramos en cuidar que tome suficiente calcio, para que sus huesos y sus dientes estén fuertes cuando sea grande, pero muy pocas veces nos ocupamos de fortalecer los músculos emocionales de la tolerancia a la frustración, la regulación emocional y la empatía para sus relaciones en la vida adulta.

3) Los niños por naturaleza son emocionalmente inmaduros, esto es, necesitan aprender a conocer y regular las emociones resultado de sus experiencias de individuación y relación con su entorno. Un niño inicialmente no sabe cómo manejar la frustración, solo siente la explosión de energía que le produjo la experiencia frustrante, como por ejemplo no poder comer un dulce porque su mamá no se lo da. Sin embargo es tarea del adulto a cargo, Co-regular la emoción, ya sea distrayéndolo u ofreciéndole alternativas, mientras gradualmente va regulando y disminuyendo la intensidad de la respuesta emocional.

4) Ven el mundo de manera diferente, esto es, diferente a cómo lo ven los adultos. El niño por naturaleza tiene un pensamiento todavía muy concreto, no percibe riesgos, ni tiempos, ni puede pensar hipotéticamente. Sin embargo conforme va creciendo el pensamiento se va haciendo más lógico y complejo, por lo que es hasta inicios de la adolescencia que podrán entender las cosas en toda la dimensión como las entiende el adulto.

5) Son fuertes y resistentes. Los niños no se trauman por ver la cara enojada de mamá o por tener que esforzarse por algo, o tener que esperar. Los niños son capaces de realizar esfuerzos y mantener la constancia y la perseverancia para lograr algo sea positivo o no.

6) Son los pequeños. Aunque son fuertes y resistentes, son los pequeños. Esto quiere decir que los responsables somos los adultos, y aunque nos pueden comprender en muchas situaciones cuando les explicamos, a los que les toca dar y sostener es los adultos, a los que les toca ser sostenidos y recibir es a los niños. Sin embargo, dar y recibir no es solo en términos materiales, sino principalmente en el desarrollo, en el proceso de transmitir seguridad, apoyo y cuidado.



¿Así es que cuáles de estos puntos te gustaría
mejorar en la relación con los niños?


Si te interesa conocer más del desarrollo psicológico y emocional de los niños y desarrollar más habilidades para mejorar tu relación con ellos, te invito a que te anotes a nuestro curso El Mundo Interno del Niño y del Adolescente, en donde podrás resolver muchas dudas, ganar seguridad como formador y sobre todo disfrutar de la relación con los niños.

Escríbenos, o déjanos tus datos, iniciamos un grupo muy pronto!!

También nos puedes seguir por Facebook mm formación humana.
Un abrazo.
Marilú Escalante.
Email elmundointernodelnino@gmail.com





¿Eres de las personas que se pregunta si lo está haciendo bien como mamá o papá?

¿Te preguntas si estás siendo muy autoritario o demasiado permisivo y flexible?...


Las siguientes claves te pueden servir para evaluarte y anotarte un 10!!...

Es común que los que estamos a cargo de formar niños, de repente tengamos muchas dudas, ya que todos queremos hacer bien esta labor y casi nunca tenemos orientación acerca de temas relacionado s con la formación de niños.

La clave para saber si lo estamos haciendo bien como papás es analizar cómo está el equilibrio que estamos empleando entre dos áreas básicas:

No importa cuántos conocimientos acerca del puesto pueda tener una persona, es un hecho, si no se conoce así mismo y no posee habilidades sociales que le permitan aprender a manejar las diferencias, el éxito no llegará ni a ella, ni a su equipo de trabajo.

Punto número uno. Conocer las necesidades físicas y emocionales


Cubrir las necesidades físicas, es de las primeras tareas que tenemos presentes en el momento en el que tenemos un hijo. A medida que crece, vamos tomando en cuenta qué necesitan comer, cuánto tiempo dormir, de cuánta actividad física necesita de acuerdo a su edad, hábitos de higiene, que tipo de ropa o zapatos.

Sin embargo también es importante tomar en cuenta las necesidades emocionales, por ejemplo, de atención y vinculación, si lo escucho y lo miro a los ojos cuando me habla, si me muestro empática y emocionada cuando logra algo o si menciono con regularidad todas las características buenas que veo en él o ella.

Si cuando me invita a jugar participo y me involucro, y si tenemos tiempos para platicar y conocernos más.

También si lo apoyo en los diferentes momentos de vivencia emocional intensa, ante la frustración y el miedo o si transmito seguridad en la manera de quererlo porque lo hago de manera congruente y consistente.

Punto Numero Dos. El desarrollo de fortaleza interna e independencia emocional


Por otro lado y tomando en cuenta que no siempre vamos a estar ahí para ellos (por lo menos eso es lo que se espera) tenemos que considerar hacerlos fuertes, no solo en lo físico, sino principalmente en lo emocional y psicológico.

Esto quiere decir que debemos ayudarlos a que sepan hacer las cosas por sí mismos, a que puedan aceptar los límites y las negativas, a que se hagan responsables de pequeñas tareas de acuerdo a su edad, así como responsables de sus consecuencias, a pedir disculpas y reparar el daño, a ser empáticos y compasivos con los demás.

A desarrollar la generosidad y la conciencia de lo que le pasa al otro. A perseverar para lograr, a levantarse ante el fracaso, a aceptar las emociones y el cansancio de papá y mamá. Todas estas experiencias y otras, lo fortalecerán y facilitarán que tu hijo pueda enfrentar las diferentes experiencias de la vida sin miedo y sin riesgos de enfrentarse a una depresión.

Gran parte de las dificultades actuales que tienen los niños y que vemos en las noticias, tienen que ver con ésta área emocional.

Así es que si tú ya revisaste y te encuentras con que estás pendiente de la mayoría de estos puntos y lo haces así, reconócete y siéntete muy orgulloso de cómo lo estás haciendo como mamá o papá. Si no es así…todavía puedes aprender, no te desanimes. Siempre, siempre se puede mejorar.

Y te preguntarás cómo. En nuestro Curso “El Mundo Interno del Niño y del Adolescente” puedo ayudarte a revisar estos aspectos y otras dudas que tengas, porque seguro tendrás otras, a todos nos ha pasado. Muchos padres con tus mismas dudas las están resolviendo y sintiéndose muy satisfechos y tranquilos de la nueva relación con sus hijos.

Escríbenos, o déjanos tus datos, iniciamos un grupo muy pronto!!

También nos puedes seguir por Facebook mm formación humana.
Un abrazo.
Marilú Escalante.
Email elmundointernodelnino@gmail.com





¿Te comunicas de forma violenta y no te has dado cuenta?...

Atrévete a saberlo!


¿Te ha pasado que después de platicar con alguien, tienes una sensación de inseguridad o incomodidad emocional? Seguramente viviste alguna forma de violencia psicológica y no te diste cuenta. La violencia psicológica es una forma de comunicación que está en la mayoría de nuestras formas de comunicación de manera inconsciente.

Ya sea porque así fuimos educados o porque de alguna manera y aparentemente comunicarnos así nos ha dado resultado en nuestras relaciones con los demás, ya sea para sentir que se gana poder o porque sirvió para someter y disminuir a alguien. Sin embargo comunicarse con formas de violencia psicológica, aunque no siempre lleva la intención de producir daño, si tiene efectos emocionales en la persona que lo recibe:

1) Genera en la otra persona un sentimiento de malestar, incomodidad y deseo de distanciamiento emocional.
2) Hace que la otra persona quiera alejarse o responder de la misma manera, lo cual vuelve el tono de la relación tensa y poco productiva.
3) En el caso de niños produce el deterioro cada vez mayor del autoconcepto y cada vez menor confianza en sí mismo, esto es inseguridad.
4) Asimismo, produce dependencia emocional, producida por la inseguridad y que dificulta tener la habilidad para enfrentarse ante los problemas cotidianos familiares, sociales, laborales y a la vida misma.
5) Y por si fuera poco los niños aprenden a comunicarse en su relación con los demás de esta misma forma inadecuada. ( ¿recuerdas el bullying?...)


Como verás, no resulta ser una forma óptima, si valoramos las relaciones con los demás. Y seguramente ya te estarás preguntando cuáles son las formas de violencia psicológica, porque querrás evaluar si de casualidad tú utilizas alguna.

Lamento informarte hasta aquí, que seguramente tienes una forma que es la estelar y otras alrededor que la decoran. Pero para no hacerlo más largo, aquí te enlisto algunas de las formas: grito, burla, amenaza, ironía, critica, discriminación, comparación, sobreprotección, (siii!!, sobreprotección…) ofensa, chantaje y la nada común indiferencia. ¿Te resonó alguna?...¿o varias?

Lo primero importante de esta información es que puedas tomar conciencia y aceptar que estás usando formas inadecuadas. Lo segundo, es elegir una forma, la más común en tu estilo de comunicarte con pareja, hijos, amigos y diseñar conscientemente una forma más sana de decir lo que tienes que decir, sin tener que recurrir a la violencia psicológica. Inténtalo un día y anota lo que sucede.

Descubrirás que lo haces más de lo que te imaginas, pero que es posible modificar esas formas si tienes a la mano una alternativa más adecuada.

Y si quieres saber más de este y otros temas de convivencia en familia, escríbenos para anotarte al curso El Mundo Interno del Niño y del Adolescente, en donde te ayudaremos a resolver todas tus dudas acerca de las relaciones familiares para tener una convivencia menos desgastante y más satisfactoria con hijos y pareja.



Escríbenos, o déjanos tus datos, iniciamos un grupo muy pronto!!

También nos puedes seguir por Facebook mm formación humana.
Un abrazo.
Marilú Escalante.
Email elmundointernodelnino@gmail.com





¿Tu hijo te pide que juegues con él y no sabes qué hacer?...

¿Piensas que jugar significa enseñarle al niño cómo jugar y acabas tú dirigiendo el juego?


Este tema pareciera simple y hasta divertido, pero en mi experiencia en psicoterapia de juego con niños y padres, me he encontrado con que la mayoría de las veces es un tema tabú para el adulto.

Para el niño jugar significa mucho… no, no mucho, todo!!!. El juego para el niño tiene funciones más allá que sólo divertirse o estar de ocioso como dirían los adultos. Jugar para el niño, es casi como trabajar para el adulto. Es toda una tarea de desarrollo que fortalece muchas habilidades y capacidades propias de su crecimiento y con la que integra y refleja su comprensión del mundo, esto es, de las relaciones, de las reglas, de los problemas, de los roles.

Cuando un niño invita a un adulto a jugar, madre, padre, tíos, abuelos, lo está invitando a compartir tiempo de calidad y de nutrición emocional. Este momento de juego, significa para el niño el momento clave en el que quiere que seas el invitado principal al que quiere mostrarle su mundo, sus fantasías, y ojo… mostrar su mundo significa que es él el que quiere darte a conocer la forma como percibe el mundo externo y cómo lo tiene integrado en su mente y cómo se siente ante esto, o sea sus emociones.

Tan es así que cuando tú como adulto te pones en disposición de soltar y permites que el niño sea quien fluya y dirija el juego de acuerdo a como él lo vive, puedes descubrir algunas veces con gracia y alegría, otras con asombro y otras con preocupación, la interpretación que él tiene, por ejemplo, de la relación de sus padres, de qué es ser mamá, qué es ser papá, de las vivencias en la escuela o en la casa con sus hermanos, o de lo que cree que son la autoridad y los héroes, entiéndase doctor, policía, bombero, maestra, amiga, etc.

También te permite descubrir, qué herramientas encuentra dentro de su mundo para resolver problemas, o cómo tiene integrados valores como la honradez, la solidaridad o el respeto.

Todo esto sólo lo podrás descubrir, si te asomas a ese espacio de juego, -que además no tiene que ser, ni todos los días, ni todo el día- con total disponibilidad, atención y abandono de tus juicios o expectativas.

Sólo así podrás conocer mejor cómo se siente tu hijo en algunos temas que son los que él te quiera revelar y fortalecer el amor y la condición emocional para ganarte la receptividad del niño mucho más fácil.

Así es que la próxima vez que un niño o niña te invite a jugar, ponte en disposición de descubrir y disfrutar todo un mundo lleno de sorpresas. Y recuerda…tú no tienes que hacer nada, sólo lo que el niño te pida. Aprende y disfruta de jugar y que mejor que con tu hijo.

En nuestro programa “El Mundo Interno del Niño y del Adolescente” podemos ayudarte a revisar estos aspectos y otras dudas que tengas, acerca de cómo jugar, cómo poner reglas, cómo enseñar durante el juego, cuando dejarlo ganar y cuando enseñarlo a perder y otras muchas preguntas que seguro tendrás, muchas mamás, papás y educadores con tus mismas dudas las están resolviendo y sintiéndose muy satisfechos y tranquilos de la nueva relación con sus hijos.

Iniciamos un grupo próximamente, escríbenos para inscribirte al próximo grupo que inicia muy pronto!!

También nos puedes seguir por Facebook mm formación humana.
Un abrazo.
Marilú Escalante.
Email elmundointernodelnino@gmail.com





Contacto

MM FormaciÓn Humana
para la Trascendencia

Dirección: Playa del Carmen, QRoo.

E-mail: mmformacionhumana@gmail.com


Social


mÁndanos tus dudas o comentarios